ESÓFAGO DE BARRETT

¿Qué el esófago de Barrett?

Normalmente la pared interna del esófago está formada por un epitelio llamado escamoso (similar al de la piel). La pared interna del estómago está formada por epitelio cilíndrico, mucho más resistente al ácido gástrico que el escamoso. A su vez el epitelio cilíndrico, por una serie de circunstancias, se puede trasformar en un tejido similar al que recubre la pared interna del intestino y que por ello recibe el nombre de epitelio cilíndrico con metaplasia (tejido situado en una localización inhabitual) intestinal.

El esófago de Barrett, por lo tanto, es la presencia en el esófago de un revestimiento interno que no le corresponde, ya que se modifica volviéndose más parecido al revestimiento del intestino delgado que al del esófago.

Esto tiene lugar en la zona donde el esófago se une al estómago y se cree que la principal razón para que aparezca es la inflamación crónica causada por el reflujo esófago-gástrico. Los síntomas del esófago de Barret son extrapolables y por tanto similares a los de la enfermedad por reflujo gastro-esofágico (ERGE):

  • Sensación de quemazón por debajo del pecho.
  • Regurgitación ácida.
  • Dificultad para tragar sólidos y/o líquidos.

Sin embargo, resulta paradójico y cabe destacar, que la frecuencia o intensidad de los síntomas del ERGE, tales como la ardor/quemazón ascendente, no afectan la probabilidad de que una persona presente esófago de Barrett.

Existen algunos factores asociados a mayor riesgo de desarrollo de esófago de Barrett:

  • Edad avanzada.
  • Etnia caucásica.
  • Género masculino.
  • Historia familiar de esófago de Barret.
  • Tabaquismo.

Es importante resaltar que la mayoría de los pacientes con esófago de Barrett no padecerán cáncer. En algunos pacientes, sin embargo, se puede presentar una modificación precancerosa del tejido, llamada displasia. Esta modificación precancerosa tiene más probabilidades de generar un cáncer esofágico y es la principal causa para la indicación de seguimiento y tratamiento en dicha entidad.

¿Cómo se diagnostica?

En la actualidad, el diagnóstico se realiza mediante endoscopia digestiva alta en la que se observará un cambio en el recubrimiento interior del esófago.

En caso de observar dichos cambios, se procede a tomar biopsias para valoración anatomo-patológica, lo que permite confirmar este diagnóstico, así como también observar las modificaciones de una displasia que no puede determinarse por el aspecto endoscópico solamente.

¿Cómo se trata?

El tratamiento del esófago de Barrett es parecido al tratamiento del reflujo gastro-esofágico y puede empezar con cambios en el estilo de vida, incluyendo:

  • No comer los alimentos que predisponen a tener reflujo.
  • Evitar comidas copiosas, principalmente a la cena.
  • Evitar el tabaco.
  • Mantener la posición erguida/semisentada al menos durante 1 ó 2 horas tras las ingestas.

Además de estas medidas generales, los pacientes con esófago de Barrett deberán llevar un tratamiento a base de inhibidores de la bomba de protones (IBP) como el Omeprazol.  Estos medicamentos reducen la cantidad de ácido en el estómago, evitando el daño continuo que puede producir el reflujo persistente. En algunos casos puede llegar a ser necesario realizar una cirugía antireflujo si no se consigue controlar el ácido que refluye al esófago.

La probabilidad de que un paciente con esófago de Barrett pueda padecer cáncer de esófago es bastante baja, aproximadamente de un 0,5%. Por tanto, el diagnóstico de esófago de Barrett no debería ser razón para alarmarse. Sin embargo, es aconsejable someterse a exámenes periódicos con endoscopia digestiva alta (gastroscopia) con toma de biopsias para evaluar la presencia o no de displasia. Una vez se haya detectado la presencia de displasia se puede optar por un tratamiento endoscópico mediante ablación por radiofrecuencia (Sistema HALO) para evitar su progresión.

Los intervalos y periodicidad de las endoscopias serán indicados por el especialista en función de las características del paciente y de los hallazgos anatomo-patológicos en las biopsias obtenidas.

Más información sobre el Esófago de Barrett